El Domingo: Señor, quiero ser tu misionero

Domingo, 28 Mayo 2017 00:00 Escrito por 

«Se me ha dado todo poder en el cielo y en la tierra. Id, pues, y haced discípulos a todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo; enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado. Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el final de los tiempos» Mt 28,16-20.

Por: Fray Edward Augusto Vélez Aponte, O.P.

Jesucristo como autoridad divina nos dice como buscar el bien plenamente, ya que él es el rostro y la voz del Padre. Por ello mismo nos envía a una misión que ningún creyente puede eludir: celebrar los misterios de la fe (los sacramentos), enseñar su doctrina a los demás (catequesis de fe) y seguirlo como fuente de vida. Esta es la misión del Hijo de Dios de la cual nos hacemos partícipes ¿cómo va tu labor de misionero? ¿estas cansado y quieres renovar fuerzas? ¿cómo ayudas a otros cristianos a que tengan esa misma conciencia de evangelizar como misión?

El seguimiento de Jesús, Sequela Christi, debe ser imitación y deseo de ser como él. Cristo no es una ideología, su promesa es un hecho real que garantiza una esperanza cierta hasta que nos encontremos con él nuevamente, donde ya no necesitaremos de la Fe, ni de la Esperanza porque viviremos del Amor, en el amor y por amor; ya que de él hemos venido y al él hemos de volver. He aquí la importancia de la vivencia de los sacramentos como fundamento trinitario dentro de la Iglesia. y por la misma razón la educación en la doctrina de la verdad y la vivencia moral no puede ser una imposición, sino una invitación a permanecer redescubrir la Alianza del amor que por misericordia divina no se romperá jamás. Señor, quiero ser tu misionero, por favor guíame con la gracia del Espíritu Santo.

¡Que todo lo que hagamos sea siempre para Gloria de Dios Padre creador, Hijo redentor y Espíritu Santo santificador!

Inicia sesión para enviar comentarios