Oh Llave de David

Miércoles, 20 Diciembre 2017 00:00 Escrito por 

«He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra» Lc 1,38

Por: Fray Edward Augusto Vélez Aponte, O.P.

 

Niño Jesús, tu eres la llave de nuestro corazón, porque queremos ser para ti un palacio donde solo tu gobiernes. Señor Jesús, tu y nadie más que tu riges el mundo con autoridad y justicia, permítenos que siguiéndote ejerzamos la justicia y la caridad como modelo de esperanza cristiana. ¿Cómo enseñar tu autoridad? ¿Cómo ser justos en un mundo que vive de injusticia? ¿Cómo hablarle a nuestro país de paz y de justicia, cuando la corrupción del bien se impone sobre el amor?

 

Oh Llave de David,

y Cetro de la casa de Israel,

que abres y nadie puede cerrar,

cierras y nadie puede abrir,

ven y libra a los cautivos

que viven en tinieblas y sombra de muerte.

 

¡Que todo lo que hagamos sea siempre para Gloria de Dios Padre creador, Hijo redentor y Espíritu Santo santificador! 

Más en esta categoría: « Oh Renuevo Oh Sol »
Inicia sesión para enviar comentarios