El obrar virtuoso

Lunes, 08 Enero 2018 00:00 Escrito por 

Por: Fray Edward Augusto Vélez Aponte, O.P.

 

Hacer las cosas virtuosamente, no significa actuar en contra de lo que nos gusta, como quien realiza una dieta y se tiene que privar de ciertos alimentos agradables para obtener el resultado requerido.

¿En que consiste el actuar virtuoso? El obrar virtuoso está presente en la persona de forma natural, pues los gustos, las afinidades y las cosas que identifican a la persona, no son anuladas por las virtudes. Antes bien, las virtudes encauzan los gustos y preferencias de un modo pleno para que se correspondan con la verdad y el bien, haciendo consiente a la persona que siempre ame obrar de la mejor manera; en esto consiste el actuar virtuoso. Sin embargo, esta búsqueda de perfección, conlleva a los hombres a convertirnos cada vez en seres buenos; y los que somos creyentes buscamos la santidad insaciablemente. ¡Por esto es realmente importante el obrar virtuoso!

Ahora bien, la búsqueda de querer obrar virtuosamente, genera una sensibilidad única, que dispone todo el ser para que desee el sumo bien. Esta sensibilidad no es mala, antes bien nunca será perjudicial un exceso de sensibilidad, puesto que es una consecuencia del obrar virtuoso que juzga las acciones que realizamos con firmeza, prontitud, facilidad y gozo.

¿Es placentero actuar virtuosamente? El convertirnos en personas virtuosas, no quiere decir que necesariamente cada vez que realizamos una acción, nos produzca un placer sensible que genere autocomplacencia. De fondo esta el querer ser feliz, como una forma de realizar nuestra vida; y a veces tenemos que hacer cosas que aunque no sean de nuestro agrado, las hacemos como camino de perfección para que dicha felicidad sea una realidad y no una ilusión perdida. No se trata de complicarnos la vida, obrar virtuosamente es actuar correctamente en el bien y la verdad, no solo con lo justo y lo mínimo, sino con el mayor deseo de perfección para realizar las cosas bien hechas.

¿Sólo se logra actuar virtuosamente en las cosas que nos son difíciles? Obrar virtuosamente no quiere decir que solo es posible cuando se realiza algo difícil de conseguir, también hay acciones virtuosas que nos son muy fáciles de hacer y las realizamos de forma tan natural que no nos implican mayor esfuerzo. Por tanto la clave de la acción virtuosa consiste en que todos nuestros actos (difíciles o fáciles) deben tener una perfección en el amor al verdadero bien.

¿Obrar virtuosamente nos evita de sufrir? No, obrar virtuosamente no nos alejará del sufrimiento, antes bien por la sensibilidad que se adquiere, se genera una mayor pena o dolor cuando no se actúa de la mejor forma. Esto pasa porque la persona al convertirse en un ser virtuoso, desarrolla una mayor sensibilidad que busca perfeccionarse y por ello sufre por amor al bien.

¿No crees que mereces vivir un camino de santidad, con claridad y sin mentiras? ¿Por qué no te animes a estudiar, practicar y pedir en oración las virtudes?

¡Que todo lo que hagamos sea siempre para Gloria de Dios Padre creador, Hijo redentor y Espíritu Santo santificador!

Inicia sesión para enviar comentarios