La virtud del entendimiento

Martes, 06 Marzo 2018 00:00 Escrito por 

Por: Fray Edward Augusto Vélez Aponte, O.P.

¿El entendimiento es una virtud? Sí, esta virtud es también llamada hábito de las primeras verdades especulativas o teóricas. Y es virtud porque todos los hombres nacemos con la capacidad natural de razonar, pero no todos la usamos para buscar el bien. Es decir el entendimiento es virtud cuando va direccionado a la verdad.

¿Pero si el entendimiento se usa para hacer el mal no es una virtud? No, la virtud es una cualidad de la persona que se adquiere mediante el esfuerzo personal, realizando actos buenos con libertad y constancia. Si se hace el mal a partir de la capacidad de razonar, esto no es una virtud sino un vicio. De esta forma la malicia y la curiosidad son algunos de los vicios que se oponen a la virtud del entendimiento.

¿Por qué es importante la virtud del entendimiento? Porque gracias a ella perfeccionamos la razón, pues conocemos la verdad sobre la realidad evidente por sí misma. Dicho en otras palabras, por el entendimiento conocemos las cosas como son, puesto que no nos gusta que nos mientan y tampoco nos conformamos sin saber a cabalidad las cosas que nos afectan.

¿Entonces es necesario conocer la verdad? Sí, porque conociendo la verdad sabemos como son las cosas. Por eso a partir de ello vivimos y enseñamos lo que conocemos. Llegar a la verdad sobre algo o alguien, solo es posible a través de la virtud del entendimiento y de otras virtudes que nos ofrece la certeza de que es así.

¿Cuáles son los problemas actuales para conocer la verdad? Son innumerables, pero todos ellos son causa de los vicios opuestos a muchas virtudes. Algunos de los problemas actuales son:

  • El relativismo: Donde la verdad no es necesaria, aquí se presenta la ley del todo vale. Lo más grave es que las cosas dependen del punto de vista de cada quien, no de cómo son en realidad.
  • La certeza sin verdad: Muchos viven en la certeza sin la verdad por extraño que esto suene. Aquí lo importante es tener seguridades sin miedo a equivocarse, tener certeza. Tal vez la razón de quienes viven así es porque sufren de: pereza para pensar; pues consideran que otros pueden conocer por ellos.
  • El utilitarismo: Esta doctrina promueve la felicidad a partir de las cosas. Entre más cosas se tengan mas feliz se es. Pero lo fundamental es que las cosas y las personas deben ser útiles para beneficio de quien las usa, de lo contrario hay que desecharlas.
  • El deontologísmo: Es la verdad por consenso. Aquí todos se ponen de acuerdo de que es lo verdadero y a partir de ello se legisla el mundo.
  • El cientificismo: Solo es verdad lo que puede demostrarse en un laboratorio.

Preguntémonos hoy: ¿Para mi es importante buscar la verdad, o me conformo con las opciones que el mundo ofrece porque ya todo está dicho?

¡Que todo lo que hagamos sea siempre para honor y gloria de Dios Padre creador, Hijo redentor y Espíritu Santo santificador!

Inicia sesión para enviar comentarios