La virtud de la sabiduría

Martes, 20 Marzo 2018 00:00 Escrito por 

Por: Fray Edward Augusto Vélez Aponte, O.P.

¿En qué consiste la virtud de la sabiduría? Su nombre proviene del griego Sophía y del latín Sapientia. Y como virtud es la encargada de perfeccionar a la razón, para que el hombre conozca y contemple la verdad, sobre el sentido de las cosas en el mundo. De esta forma sabemos cual es el fin de todo lo que hay en la naturaleza y conociendo esto podemos vivir mejor.

¿Es inútil la virtud de la sabiduría porque ya todo está dicho no hay nada nuevo? No es inútil, porque cada persona es irrepetible en el mundo. Además cada uno de nosotros está en la obligación de conocer la verdad sobre el sentido de las cosas. Nosotros como seres humanos vivimos con sed natural para conocer la verdad sobre el mundo; sed insaciable que la sabiduría no calma, pero sí la direcciona hacia la verdadera bebida que nos sacia la sed. Dios.

¿Qué tiene que ver Dios con la virtud humana de la sabiduría? Todo, puesto que gracias al esfuerzo humano por conocer el sentido de las cosas, adquirimos la virtud de la sabiduría que nos lleva a preguntarnos: ¿quién ha hecho todo esto? ¿por qué hay plantas o animales que aparentemente son inútiles? O también en ocasiones preguntamos: ¿existe algo que no sea perfecto en la naturaleza? Por tanto gracias a esta virtud la persona se cuestiona sobre la existencia de Dios porque descubre que es él creador de todo cuanto existe.

¿La sabiduría es una virtud exclusiva de los creyentes en Dios? No, es más, no se necesita creer en Dios para tener esta virtud porque es humana. Pero si se tiene esta virtud y se ejerce con honestidad, el hombre llega a descubrir a Dios como autor y sentido real de todo el universo. Pues gracias a la sabiduría el hombre tiene la capacidad de hacerse las preguntas de tipo existencial por Dios: ¿Existe Dios? ¿Es necesario creer en Dios? ¿Qué Dios exista quiere decir que él sabe que yo también existo?

¿La sabiduría hace que las personas crean en Dios? No, se necesitan otras virtudes para que el hombre crea en Dios como la fe, la esperanza, la caridad, la religión y otras más. Pero lo que hace la sabiduría concretamente es llevarnos hasta Dios para descubrir que él existe como autor del universo. Otra cosa muy distinta, es que entendamos que Dios es alguien en quien debemos creer; y en esto último la sabiduría no capacita a la persona.

¿Qué importancia tiene preguntarnos sobre la existencia de Dios? Toda importancia, puesto que gracias a la sabiduría relacionamos a Dios, con la verdad de las cosas y los problemas de la vida más profundos que pueda tener una persona. Es más, al descubrir a Dios como origen de todo, reconocemos que somos superiores a todas las criaturas de la naturaleza y podemos gobernarlas a nuestro antojo. Pero es aquí precisamente donde nacen otras preguntas reflexivas: ¿Sí Dios es el origen de todo, entonces yo como persona soy un administrador de lo que él ha creado? ¿Sí yo también soy creación de Dios a través de mis padres, mis problemas son sus problemas? ¿A Dios le importará los problemas más complejos de mi vida? ¿Para qué nos creó Dios si no le importamos entonces?

¿Qué problemas puede traer el vivir sin la sabiduría? Muchos, se viviría de forma desordenada. Concretamente el hombre buscaría cosas placenteras a todo nivel, porque le sería más satisfactorio eso, que ponerse a pensar en el sentido real de las cosas. Esto por obvio que suene no se hace hoy. Ya que las personas en su mayoría, prefieren estar distraídas para no pensar en lo que sí es importante, pues consideran que sí lo hacen, caerían en la depresión y en la desesperación, porque no saben como salir de esos estados. Al parecer no solo han perdido el sentido de la vida que lo brinda la virtud de la sabiduría, sino el uso del entendimiento y de la ciencia moral.

Preguntémonos hoy: ¿Cómo podemos demostrárnos a nosotros mismos que yo le importo a Dios?

¡Que todo lo que hagamos sea siempre para honor y gloria de Dios Padre creador, Hijo redentor y Espíritu Santo santificador! 

Inicia sesión para enviar comentarios