La virtud de la sagacidad

Miércoles, 14 Noviembre 2018 00:00 Escrito por 

Por: Fray Edward Augusto Vélez Aponte, O.P.

¿Qué es la sagacidad? Es la virtud que nos lleva adquiriruna recta opinión por propia iniciativa, para dar un juicio claro y recto sobre una acción. Además, la sagacidad es una virtud auxiliar de la prudencia.

¿Qué finalidad busca esta virtud? Al igual que la docilidad, encamina al hombre para que reciba de otro una apreciación recta.

¿Cómo actúa esta virtud? Permaneciendo en una actitud de vigilancia constante. Pues se valoran todas las posibilidades para dar un juicio. De esta forma le ayuda a la prudencia a conseguir de la mejor forma, el bien deseado.

¿La sagacidad es un juez que no duerme? No, la sagacidad no se presenta como una actitud esquizofrénica que lo quiere controlar todo. La sagacidad vigila la consecución del bien. A ella no le corresponde juzgar si la acción es mala o buena. Lo que la sagacidad hace es actuar con habilidad, rapidez, y facilidad de invención, para conseguir el bien de la mejor forma posible.

¿Cuál es el vicio de a sagacidad? La astucia. Muchos pueden pensar que esta es una cualidad pero no. El astuto no busca el bien, sino conseguir lo que desea a cualquier precio sin necesidad de que este sea una bien. En cambio el sagaz actúa con la misma habilidad del astuto, pero siempre bajo la búsqueda del bien.

Adicional a esto, hay que decir que la astucia nace de la avaricia. Ella consiste en el desmesurado afán de poseer cuantos bienes estime el hombre que puedan asegurar su grandeza y su dignidad. Ésta es una actitud propia de quienes sólo busca seguridades y ha perdido virtudes como la audacia y la sagacidad.

¿Cuáles son los enemigos de la sagacidad? Todos los que provienen de la astucia. En especial la precipitación, la ira y las pasiones desordenadas. Estos tres ‘enemigos’ no solo van en contra de la sagacidad, sino de cualquier virtud que este relacionada con la prudencia.

  • La precipitación: Cuando se decide sin reflexionar, por las prisas o los sufrimientos.
  • La ira: Cuando se es débil de voluntad, es más fácil dejarse llevar por estados de ánimo, que nos quitan la paz porque la razón no tiene claridad para decidir.
  • Las pasiones desordenadas: Cuando se decide sobre algo, no para buscar el bien sino el deleite personal. Tomar una decisión en este estado, es un gran error porque la razón esta dominada por lo placentero del beneficio personal.

¿Qué gracias son evidentes de la sagacidad en la vida diaria? Son muchos los alcances de la sagacidad. Habría que entender cada caso en particular para hacer una lista. Sin embargo de manera general, nos ayuda a que busquemos realmente el bien y no beneficios superfluos. Y nos ayuda a tener una vida mas organizada afectiva, laboral y espiritual.

¿La sagacidad es la cumbre de la virtudes? No, el sagaz no se las sabe todas. Por el contrario, la persona sagaz siempre pregunta, indaga y se inquieta porque cada decisión que tome esté conforme con lo que espera para su vida. Por ello es común ver que muchas personas disciplinadas y con grandes reconocimientos, investigan todas las consecuencias antes de tomar una decisión. El sagaz es la persona que descubre la necesidad de vivir una vida llena de virtudes y por ello procura los medios para conseguirlas.

Ahora reflexionemos: ¿Soy una persona que actúa con astucia o con sagacidad?

¡Que todo lo que hagamos sea siempre para honor y gloria de Dios Padre creador, Hijo redentor y Espíritu Santo santificador!

Inicia sesión para enviar comentarios