La Fe humana y divina

Miércoles, 16 Enero 2019 14:32 Escrito por 

Por: Fray Edward Augusto Vélez Aponte, O.P.

¿Qué es la fe? Comúnmente comprendemos que la fe es creer en algo o en alguien que no vemos. Pero la verdad es que existen tres forma de fe: como conocimiento; beneficio; y virtud teologal.

  • Fe como aumento de conocimiento: Es el conocimiento recibido a través de otros que aumenta mi conocimiento. Pensemos por ejemplo en nuestros primeros maestros que nos enseñaron a escribir y a leer. Ellos no decían que hacer y nosotros no lo dudábamos, hacíamos lo que nos decían porque confiamos en ellos. Lo mismo nos pudo haber pasado con nuestros padres.
  • Fe como beneficio: Es fiarse de algo o de alguien para un beneficio. Este tipo de fe no aumenta nuestro conocimiento cono el caso anterior. Es el caso cuando acudimos al médico, nos fiamos de él siguiendo sus recomendaciones para obtener el beneficio de la salud física o mental. O también esta el ejemplo de los negocios, pues invertimos algún capital o bien material en algo concreto fiándonos de que tendremos buenos beneficios.
  • Fe como virtud teologal: Este tipo de Fe no tiene como fin aumentar el conocimiento y obtener un beneficio. Sino que como es virtud teologal se trata de un Don de Dios infuso en nosotros. Con el fin de que alcancemos la vida eterna con la Gracia Divina a partir del bautismo que da valor a todo lo que hacemos.

¿Entonces solo es válida la Fe teologal? No, las tres formas de la fe son necesarias. En nuestra vida cotidiana la empleamos constantemente. Pero en materia cristiana solo la Fe teologal supera a las otra dos, porque quien vive teologalmente la Fe alcanza un conocimiento en beneficio no soso propio sino de los que ama.

¿Cuál es la diferencia esencial de la Fe teologal respecto de las otras dos tipologías? Que la Fe como aumento del conocimiento y como beneficio provienen de ser humano, no se necesita para este tipo de operaciones a Dios. Mientras que la Fe teologal es un regalo del creador. Es cierto que somos nosotros las personas las que con nuestra naturaleza vivimos la Fe, pero no se puede vivir una Fe virtuosos si la Gracia de Dios no nos la concede.

Sin embargo, hay que añadir que quien vive Fe como aumento del conocimiento y como beneficio, no necesariamente tiene que ser una persona creyente. Pero quien vive estas dos tipologías de la fe con honestidad se descubre incompleto, pues reconoce que le falta alguien o algo diferente a él para poder vivir con seguridad. De manera que la Fe como acto humano es un medio por el cual la persona de manera consciente y libre se puede adherir a Dios. Así se expresó en Papa Francisco en si carta encíclica sobre la Fe: «La fe es un don gratuito de Dios que exige la humildad y el valor de fiarse y confiarse, para poder ver el camino luminoso del encuentro entre Dios y los hombres, la historia de la salvación» (Lumen Fidei 14).

¿Todos tenemos la posibilidad de tener Fe como aumento del conocimiento y como beneficio? Si, es algo que es propio de nuestra naturaleza. Estos dos aspectos conforman la Fe humana. Es verdad que muchas personas están impedidas o incapacitadas para vivir la Fe humana. Por ejemplo los envidiosos con el conocimiento; otras ni siquiera ven necesario aprender cosas; otros por alguna enfermedad están incapacitados para hacerlo.

¿Todos tenemos la posibilidad de tener Fe como virtud teologal? Posibilidad si, pero no seguridad. Es decir la Fe teologal depende de Dios no de nosotros. Por eso solo la tiene a quien Dios se la concede.

¿Una vez concedida la Fe como virtud teologal ya se queda para siempre con nosotros? No, este tipo de Fe es un regalo de Dios que podemos despreciar dejándolo de lado o también Dios no lo puede quitar. De ahí que siempre debemos pedir en la oración ‘Señor creo pero aumenta mi Fe’. Puesto que podemos creer en Dios, pero le pedimos que nos aumente la Fe teologal para creerle a él vivir en él. Tal cual como nos lo narra el bello pasaje de la escritura: «Creo, Señor, pero ayúdame en mi poca Fe!» (Mc 9,24).

¿Es necesaria la Fe como virtud teologal para el creyente? Si, puesto que sin Fe es imposible creer en Dios. Es más necesitamos fe para vivir cristianamente, porque sin ella no podemos orar Esto les pasó a los discípulos que no pudieron expulsar un demonio y le preguntaron a Jesús: ¿Por qué no pudimos expulsarlo? La respuesta de Jesús es contundente: «Por vuestra poca fe. Porque yo les aseguro que si tienen fe como un grano de mostaza, le podrán decir a este monte: ‘Desplázate de aquí allá’, y se desplazará. Y nada les será imposible». (Mt 17,20-21). Por esto solo se puede vivir cristianamente con la Fe que proviene de Dios.

Y ahora reflexionemos: ¿Qué razones me puedo dar a mi mismo de que Dios me ha concedido el Don de la Fe y yo la vivo como una virtud teologal? 

¡Que todo lo que hagamos hoy y siempre, sea para el honor la gloria y la alabanza de Dios: Padre, Hijo y Espíritu Santo!

Inicia sesión para enviar comentarios